Churros y Porras

Muchas tradiciones se aferran a un lugar y no salen nunca de allí. ¿Cuántas veces la gente espera llegar a Italia para conocer la verdadera pasta o a Alemania para probar las mejores cervezas? Pero también es cierto que, hoy en día, con la facilidad de transmisión de información de la que disponemos gracias a los medios de comunicación muchas veces la curiosidad se nos despierta y, en vez de trasladarnos para probar una especialidad local, esperamos poder encontrarla a poca distancia de nuestros hogares. Así pasó con los  churros y porras, especialidades típicas de desayunos y meriendas españolas, que llegaron a Estados Unidos para quedarse. 

Pero no se trata de un producto producido en USA que te deja con un gusto a traición en la boca. Lo que ha logrado una pequeña empresa salmantina es trasladar el producto congelado a partir de la aplicación de nuevas técnicas de congelación a una receta que ya lleva deleitando a muchos hace una centena de años. 

No fue fácil. José Luis Moreno, dueño de “Churros Casimiro” tuvo que pelear mucho con Administración y sortear muchas trabas de Sanidad.  Gracias a esta lucha hoy se puede conseguir en USA los churros completamente listos para calentar directamente dentro del microondas o la tostadora. ¡Increíble!